13 octubre 2019

EL POEMA CELEBRA CONSTANTEMENTE SU EXISTENCIA

Francisco Vélez Nieto


Es una lástima que ya uno muerto no pueda leer. Nadie me confirma bibliotecas en el Infierno, Purgatorio o Gloria.  Aquí pues,  intentaré ocultar en mi esqueleto  La Divina Comedia.

Hoy he amordazado  mi nostalgia. Los espejos no retratan mi persona. No me encuentro a mí mismo. Decido leer poesía con la luz del día a mis espaldas. Conscientes de estar viviendo bajo la amenaza de un nuevo “Farenheit”, nos encontramos obligados a la defensa y propagación constante de la lectura. Descubrir las maniobras de  muchos medios de comunicación adictos a los sistemas de los poderes establecidos. Su pretensión es confundirnos sutilmente con actitudes culturales prefabricadas, semejantes a las cuentas de cristal de aquellos collares para indios que utilizaban los conquistadores por las Américas.

No se te ocurra en un descuido vender o tirar la horma de tu zapato por considerarla vieja. Es como entregarse a ese enemigo  que nos invita caer en su trampa de la modernidad maliciosamente entendida. Me duelen los dedos de una mano. La  otra tamborilea una copla y Parece estar alegre. “Ojos verdes, verdes como el trigo verde, al verde, verde limón”.

Cuando se ha tenido la fortuna de conocer y disfrutar de una  buena parte de la obra literaria de B. Traven  cuya existencia personal está llena de leyendas, formando una unidad indisoluble con su vida misma tanto envolvente como misteriosa y enigmática, provocadora y deseada. Acertada, pues, en su justo término aquella pregunta que le formularon a Albert Einstein: “¿Qué libro me llevaría a una isla desierta? y la respuesta: “Cualquiera, con tal que sea de B. Traven”.

La vida va dejando aristas en la lucha por la existencia al  volver de cada esquina. Y cada encontronazo es un aviso de un nuevo engaño. El próximo desencanto se acentúa

Es una lástima que ya uno muerto no pueda leer. Nadie me confirma bibliotecas en el Infierno, Purgatorio o Gloria.  Aquí pues,  intentaré ocultar en mi esqueleto  La Divina Comedia.

Cuando el mundo se  conmueve a medias de lo que viene sucediendo en Palestina y Gaza, con esas pausas de promesas de paz para calmar  a los ingenuos, fingimientos de conversos y oportunistas, conviene preguntarse qué tal vez, si los políticos leyeran a Nelly Sachs, Sarah Kisch y Paul Celan, Primo Levi, Rosa Ausländer, entre otras. Esta desorbitada sociedad hambrienta de barbarie y corrupción posiblemente sería menos sangrienta, cínica e hipócrita.

No ocupar el tiempo discutiendo con los mediocres de lo vulgar es signo de calidad. Mejor mantener silencioso monólogo desde la contemplación de unas ruinas emblemáticas que nos trasladen al pasado.

Un poema nunca se culmina del todo ni alcanzará su final definitivo. El poema lleva consigo el más exigente  de los diccionarios para las correcciones. Muchos agoreros  pregonan que el futuro de la lectura impresa como hada creadora y literaria puede extinguirse. Otros, al ser lectores convencidos, enamorados de pasar una hoja tras otra acariciando esa  obra que se tiene entre las manos donde palpitan mundos y personas, cree que el libro nunca desaparecerá, pese a esos iluminados, que en distintas épocas de nuestra historia han formado hogueras  con ellos, poseídos  de fanáticas ceremonias de totalitarismo e intolerancia. El poema celebra  constantemente su existencia con la  evolución, rehusando morir. Queda la muerte como compás  de rescoldos,  flecos donde  yacen los desencantos.

En democracia, toda manifestación debe ser expresada con absoluta libertad y transparencia. Si es posible con estilo y buenas maneras. Aunque en la trastienda, agazapada, espere codiciosa y con sonrisa falsa la mentira.

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados