7 julio 2019

Séquito de ángeles y evocaciones


Libro editado por Ediciones Mandala.


            En el libro Séquito de ángeles y evocaciones se tratan las evocaciones recreadas a través de poemas en prosa, que son el resultado de haber estudiado el curso de prosa poética con la profesora y escritora Begoña Callejón a través de www.escritores.org. Las evocaciones son poemas en prosa como los titulados “Los tejados de las naves industriales”, “capiteles islámicos”, “tu eterna sonrisa”, entre otros.

 Aparecen poemas en prosa que también recrean un vocablo con sus sinónimos, como si al tratar cada sinónimo de una palabra específica y concreta descubriésemos un matiz de sentido nuevo que enriquece el discurso poético, referimos por ejemplo en este sentido el poema en prosa titulado “Tus chafalditas” (p. 77).

            Los poemas en prosa como “Sudar el hopo”, “desnudez o deshaucio”, “Las ollas de Egipto”, entre otros, responden a la influencia de las frases hechas que aparecen en el Quijote de Cervantes.

            De la misma manera poemas en prosa como los titulados “El agujero”, “El alcohol”, “Una acróbata”, entre otros, responden a la influencia del libro de Juan Eduardo Cirlot titulado Diccionario de símbolos editado por Siruela. La simbología, desde Egipto, fue la gran ciencia de la antigüedad. En Oriente perduró siempre. En Occidente inspiró el arte medieval, así como el manierista y el barroco. El libro de Cirlot es el primero que, con una ordenación alfabética, reanuda la tradición perdida. Cada cualidad, objeto o concepto vale por su significado. De hecho poseen valor simbólico las formas geométricas, los colores, los números, las zonas del espacio y cuantos seres pueblan el mundo. Es una obra de simbología y signografía, un verdadero tratado de ciencias humanistas.

            Poemas como el titulado “Ubi sunt?” hacen gala de la influencia del libro de poemas Bajo la piel ceniza de Juan Olivares González con su poema con el mismo título, que hace referencia al tópico literario mediante el cual el poeta se pregunta por el paradero de los que han muerto. Viene de la frase en latín “Ubi sunt qui ante nos in hoc mundo fuere?” (“¿Dónde están o qué fue de quienes vivieron antes que nosotros?”), sin olvidar el ejemplo excelso de su formulación en lengua castellana en la obra de Jorge Manrique Coplas a la muerte de su padre, o también en la “Oda a la vida retirada” de Fray Luis de León.

            El poema titulado “Haikus de los ángeles alfanuméricos”, a raíz de mi curso estudiado de haikus con Taller de Escritores de Barcelona, con el profesor César Sánchez Ruiz, únicamente representa al haiku en su escansión métrica, es decir, tres versos de 5-7-5 sílabas sin rima; pero no representa la esencia del haiku que es “cortar” (Kiru) mediante la yuxtaposición de dos ideas o imágenes separadas por un Kireji, que es el término “cortante” o separador. Tampoco representa al Kigo o referencia indirecta o directa a la estación del año. Pretendo dedicarle este poema al escritor Andrés Neuman y a su libro Gotas negras: 40 haikus urbanos. Gotas de sal: 20 haikus marinos, en cuya obra aparece el siguiente haiku que me inspiró para escribir más haikus alfanuméricos: “De dos en dos/ me rodean los faros./ Perplejidad”.

            Referidos a la parte del título Séquito de ángeles quiero destacar las écfrasis o descripción de cuadros a través de poemas, resultado de la influencia del blog que tiene Santiago Elso Torralba sobre écfrasis literarias o de su libro Descripción de cuadros para Guillermo. Me refiero a los ángeles caídos de Alexandre Cabanel o de Salvador Dalí.

            Referido también al título Séquito de ángeles resaltamos la influencia de la lectura del libro de Rafael Alberti titulado Sobre los ángeles. Poemas como “el cuerpo deshabitado” o “Madrigal sin rencor”, son una clara influencia a la hora de utilizar los parámetros métricos que utiliza Rafael Alberti, eso sí por parte de Encarnación Sánchez Arenas de no darle sentido lógico a los versos, sino recreado el sentido en imágenes asociadas irracionalmente, a través de una asociación o vínculo imaginativo no de un discurso comprendido y racional, sino lo que pueda evocar una imagen poética hacia otra imagen, lo que pueda evocar un adjetivo hacia otro adjetivo, un sustantivo hacia otro sustantivo; aunque en la relación de todos los elementos sintácticos no exista discurso racional de sentido. Mi poema “Madrigal sin rencor”, pretende estructurarse según el “Madrigal sin remedio” de Rafael Alberti, esto es, el término madrigal designa más bien un concepto de poética, pues métricamente es exactamente igual que la silva.

            Poemas como “A bene plácito” o “Ab exordio”, pretenden recrear los latinajos a través de su sinonimia, siendo una sola palabra como por ejemplo un sustantivo, o a través del vínculo sintáctico del latinajo con otras palabras, como si vertiendo la lengua latina a los poemas en prosa o poemas rimados respetásemos el legado de nuestra herencia y tradición lingüística.

 

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados