30 diciembre 2018

EL TIEMPO MUERE EN LA PALMA DE MI MANO



Este poemario  es un canto, una elegía a un amor  a quién la vida (esa fuerza ancestral que nos posee y vive en nuestra sangre, esa que no entiende de afectos, ni roces, ni caricias, esa maestra dura que nos enseña a golpes, nos maneja como a peones) le arrebató porque quiso, quizá para mostrar su superioridad de que es ella la que  manda porque es  nuestra dueña absoluta.

Los versos de María, escritos en la etapa de duelo, después de fallecer su amor, son cosidos con una sencillez admirable,  recorridos de punta a punta de una inefable  ternura, sin dobleces engañosas, bien escritos, acarician el alma misma del lector que se pierde en sus páginas ajeno al tiempo y a  las prisas. A lo largo de toda la obra, la poeta, se hace  guitarra  para cantarle, soñarle y le  llega a palpar a través de sus ojos cerrados. Esa Vida infeliz, que no comprende, pone coto a sus risas y a sus pájaros. Los mira de frente y les enseña una sonrisa de dientes carcomidos,  le quedan su rostro, sus caricias y un vagón de palabras nacidas por salir.

Bajo las miradas de estrellas que tapizan el Cielo encendido; entre la arena que la cubre y la cobija; frente al Mar (imagen de la  Muerte  o de la Vida) surcada de gaviotas, lanza al aire su desgarro (gemidos erigidos con palabras como ofrenda sobre el altar a su soledad inmensa) estos poemas, como flores por abrir recién cortadas, escogidas las más hermosas y frescas, nacidas de su alma inmortal.

 

 

EL TIEMPO MUERE EN LA PALMA DE MI MANO

MARÍA SÁNCHEZ ROMÁN

EDITADO AÑO 2016

EDITORIAL CIRCULO ROJO

 

 

 

Web patrocinada

Unicaja Obra Social

SALUDA PRESIDENTE

Saluda Presidente Manuel Gahete

Manuel Gahete.

Últimos premiados